Triunfó el amor, o no…

Dicen que después de la tormenta llega la calma, pero… también dice que donde hubo fuego siempre quedan cenizas que pueden volver a prender.

Para mí que esto es precisamente lo que pasa en el Barça, se ha hecho lo politicamente correcto, correr como se dice vulgarmente un tupido velo, seguramente lo mejor, pero sin duda no lo más creíble.

El escenario de la bonita escena de reconciliación, el césped, la hora durante el entrenamiento y el día, que bonito el día de San Valentín, no podía ser más oportuno pero como digo yo soy de los que no me lo trago.

Etoo explota, vale quizás sin muchas formas, habla de grupos en el vestuario como si de una guerra se tratara pero y Rijkaard, él suelta en la prensa por qué no juega Etoo e insta a la prensa a preguntarle al camerunés.

Ahora la prensa pide la cabeza de Etoo o como mínimo una multa y los demás se van de rositas. Yo no veo muy claro el tema, pero sigo pensando que el forzoso abrazo no trae la calma sino un parón y si los resultados no van bien, volveremos a tener lio y distanciamiento entre dos ídolos con diferentes caracteres, está la sonrisa contra la fuerza, ya veremos si siguen con su pulso. Además, ¿ dónde está el abrazo con el mister? y ¿ cómo estará el orgullos del holandés?. Ahora tendremos que ver si Etoo va convocado, si juega o si le vuelve a pedir que juegue cinco minutos en fin, la historia continua. Y en junio veremos cuantos y quienes abandonan el club.

Lo que más me ha gustado de este día de reconciliaciones, es la opinión de Casillas que dice que si el Barcelona está en crisis ellos viven en el lado oscuro y es que hay que ver como están los equipos de arriba, porque el Valencia tampoco tiene mes tranquilo. Esta liga de las estrellas está loca loca…

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*