Desayunar bien reduce el riesgo de diabetes

De siempre se ha dicho que el desayuno es la comida más importante. Y a la luz de los últimos estudios, este lo es aún más, pues podría tener la clave para la prevención y el correcto tratamiento de esta peligrosa enfermedad.

Al parecer, los picos de glucosa medidos en la sangre después de cada comida son más altos en el caso de quienes no toman un buen desayuno por las mañanas, con el riesgo que esto conlleva. También parece estar relacionado con complicaciones en el sistema cardiovascular, según www.encodiab.com/.

Incluso con una dieta equilibrada

Al parecer no basta solamente con controlar la dieta, pues el estudio arroja información muy interesante en este aspecto. Incluso quienes toman alimentos para diabéticos y siguen una dieta controlada aumentan sus niveles de azúcar si no desayunan o lo hacen de forma escasa.

Es por esto que se recomienda encarecidamente que no salgamos de casa sin haber tomado un buen desayuno, y que los niños se acostumbren a hacerlo igual, en lugar de salir corriendo al colegio con el estómago prácticamente vacío. En la edad adulta hay muchas más probabilidades de que desarrollen diabetes, y los adultos que ya la sufren pueden tener más problemas para controlarla si no desayunan adecuadamente.

La mitad de los diabéticos desconocen que lo son

Este asesino silencioso afecta en todo el mundo casia  350 millones de personas, y es una de las 10 causas de muerte. Según se puede leer sobre la diabetes foro y páginas de Internet, hay un problema añadido a la tragedia de esta enfermedad, y es que la mitad de quienes la padecen no saben que la tienen, y lo achacan a otros problemas, como el sobrepeso.

Por tanto, es conveniente hacerse revisiones periódicas para asegurarse de que los niveles el cuerpo en cuanto a azúcar y otros compuestos están dentro de lo saludable, ya que la diabetes puede prevenirse en muchos casos, siempre y cuando se detecte con suficiente antelación y se ponga remedio antes de que se haya desarrollado, cuando solo una dieta estricta y mucha vigilancia, así como la posibilidad de las inyecciones de insulinas, son la única manera de frenar el deterioro al que se somete el cuerpo cuando sufre un exceso de glucosa en el torrente sanguíneo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*