Otro juez homofóbico

Susana Meseguer y Vanesa de las Heras son un matrimonio español que tramitaba la adopción de su hija (que tuvieron por inseminación artificial) por parte de la madre no biológica. Ellas vivieron una pesadilla cuando el juez de familia Murcia Fernando Ferrín Calamita no solo pidió que se verifique la idoneidad de la misma sino también de la madre gestante.

 

Aún después de recibir informes favorables a la adopción de parte de psicólogos y de la trabajadora social, el juez pidió una ampliación por entender que no explicaba si un menor que crezca en una familia homoparental tiene mayor riesgo de ser homosexual.

 

El juez, que entre otras cosas también cuestionó la validez del matrimonio de parejas homosexuales, fue suspendido en febrero de 2008 y recién entonces pudo completarse el proceso de adopción.

 

Por estas y otras barbaridades se ha pedido que Ferrín Calamita enfrente una pena de nueve meses de prisión y 18 años de inhabilitación, así como también a una indemnización de 18000 euros por daños morales.

 

En su defensa, el juez de familia confirmó que dilató los trámites de adopción, entre otras cosas e hizo la poco feliz e infundada declaración que los niños criados por parejas homosexuales son “cobayas humanas”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*